Psicología Torrelodones | TALENTO O TRABAJO, ¿CON CUÁL TE QUEDAS?
17254
single,single-post,postid-17254,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

TALENTO O TRABAJO, ¿CON CUÁL TE QUEDAS?

psicopedagoga torrelodones

TALENTO O TRABAJO, ¿CON CUÁL TE QUEDAS?

La inteligencia es uno de esos temas estrella en psicología, y como siempre pasa en estos casos crea opiniones enfrentadas. A principios del siglo pasado los psicólogos empezaron a investigarla y para ello crearon cuestionarios que tenían como finalidad obtener una medida fiable de la inteligencia. Uno de los motivos por los cuales generaba tanto interés era porque se solía pensar que la inteligencia era una cualidad ventajosa y que aquellas personas que nacían con la suerte de ser inteligentes tenían la vida resuelta, o por lo menos, iban a tener más oportunidades. Parece obvio pensar que eso es así, sin embargo, la ciencia nos ha ido demostrando que esta creencia no es cierta y que en contra de lo que se pensaba, los inteligentes solo por serlos, no tienen porque tener éxito en la vida. Lewis Terman, uno de esos psicólogos que dedicó su vida al estudio de la inteligencia llevó a cabo un estudio muy interesante en el que después de una minuciosa selección de alumnos en diferentes colegios de California se quedó con aquellos más inteligentes, todos ellos presentaban un CI (coeficiente intelectual) por encima de 140, algunos incluso de 200. Lo que hizo Terman fue seguir su evolución a lo largo de los años, pensaba que estos niños estaban destinados a formar parte de las futuras élites de EEUU. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados, y Terman tuvo que reconocer su decepción.

Este es uno de los ejemplos que demuestra que la inteligencia no es garantía de éxito y que por tanto existen otros factores que van a determinar que los niños alcancen sus metas.

En Camins también hemos observado esta tendencia, en ocasiones nos encontramos con niños inteligentes que no están sacando buenas notas en el colegio y por el contrario trabajamos con otros niños que sin tener un CI tan alto funcionan mejor académicamente. La clave está en el esfuerzo, la diferencia entre unos niños y otros está en la capacidad de trabajo. Algunos niños inteligentes no están acostumbrados al esfuerzo, para ellos no es necesario esforzarse demasiado, ya que sin apenas dedicarle tiempo al estudio sus notas ya son brillantes. Sin embargo, otros niños, han necesitado trabajar y esforzarse todos los días para sacar buenas notas en el colegio. Este hábito de trabajo y constancia lo van a necesitar todos a medida que el nivel académico se va haciendo mayor y en el momento que lo necesiten los que lo han venido haciendo desde pequeños lo van a tener más fácil, porque como en cualquier aprendizaje la práctica es la clave.

Sara Cantavella

Directora de Psicología Camins

Si tu hijo o hija tiene dificultades de aprendizaje o cualquier tipo de problema psicológico no dudes en llamarnos.